Preguntas frecuentes

Todas las telas que ves en “Al escondite Inglés” tienen certificado GOTS, tanto en los muñecos como en las bolsas y el cordón de las mismas. El fieltro es de lana orgánica teñida con tintes vegetales y dispone de certificación Kbt.Bioland.
Los muñecos están rellenos con pura lana de oveja merina cardada de primera calidad con certificación Kbt. Bioland o Bio y el hilo que uso para coserlos es de algodón cien por cien con certificación Oeko-Tex Standar 100…

Las etiquetas y las tarjetas están fabricadas en papel 100% reciclado (producido con los excedentes de algas de la laguna de Venecia), con certificación FSC y fabricados con energía verde y libres de carbono. Son biodegradables.

Las cajas utilizadas para el envío son de cartón reciclable producido de manera sostenible y el papel seda no contiene cloro ni ácidos.

Todos los muñecos y las bolsas son diseñados y cosidos por mi misma de uno en uno y con todo mi cariño…
¡¡ Espero que los disfrutéis tanto como yo al hacerlos!!

La principal filosofía de Al Escondite Inglés es ser lo más ecológico y sostenible posible.
Por eso considero que aprovechar a hacer mis envíos junto con los de otras personas en el mismo viaje cumple estos objetivos. No siempre “más rápido» es mejor.

Como los niños cuando juegan Al Escondite Inglés, no hay dos iguales…

Los muñecos que hago tampoco son iguales entre ellos.

Cada uno es especial y está hecho a mano de principio a fin, su elaboración artesanal hace de ellos pequeños amigos especiales y realmente únicos… a veces un hociquito más respingón que otro, otras unas orejas puntiagudas o más ladeadas, unos ojitos curiosos o unos pies más gorditos … todo ello es producto del proceso de creación artesana.

¡¡No sólo os lleváis un muñeco exclusivo, también un trocito de mi historia…!!

La magia de jugar.

¡¡JAMÁS¡¡ solo te enviaré información y cosas interesantes si me das tu permiso explicito.

Con agua fría y dejándolos secar al aire libre, es muy importante NO usar lavadora para no estropear la lana del relleno.

Si, pero para los menores de 3 años deben siempre tener la supervisión de un adulto.