Seleccionar página
niños pintando, slow life, arno stern

Foto from: «Arno Stern Talking About His Life and Work » via Youtube.

Hace unos días  escuché a una niña pequeña preguntarle a su madre  por qué debía ir al colegio  si no le gustaba… os podéis imaginar la respuesta ¿ verdad?: «Para aprender mucho y tener un trabajo muy bueno»….

Después me encontré con esta reflexión ( muy acertada) sobre las escuelas actuales: Escuelas obsoletas.   y no pude evitar pensar en lo incrustado que tenemos en nuestras cabecitas este esquema: Cuando  describimos a alguien, más allá de su apariencia física solemos recurrir a su profesión como algo que lo define. En muchos casos es cierto…

Se supone que las profesiones/trabajos/oficios deben ser así…claros, definidos, estables, bien remunerados, respetados e inamovibles… y todos deberíamos tener una «profesión» y ser muy «profesionales» en nuestros trabajos…porque eso define buena parte de nuestra vida.

Para conseguir esto vamos a la escuela desde muy pequeños ( a pesar de que «no nos guste»), después cursamos estudios superiores y si lo hacemos bien, nos convertimos en profesionales valorados y tendremos una larga vida profesional, siempre en el mismo sitio…Al menos así ha sido hasta ahora .

En función  de todo esto está organizada una grandísima parte de nuestras vidas…Obviamente tiene partes positivas: aprender, dedicarte a algo que te gusta, te motive, sea tu vocación y te paguen bien por ello,  es uno de los mayores placeres de la vida…

Pensando en este tema y en  alternativas al respecto llegué a esta pequeña entrevista con Arno Stern:  «Preparamos a los niños para el futuro en detrimento de su presente»  no es la única voz que alerta sobre lo absurdo de la escuela actual ( o del trato a la infancia en general) , afortunadamente cada vez son más y más las personas, escuelas, pedagogías y nuevos proyectos que surgen, intentando devolver a los niños el derecho a ser niños y en consecuencia personas felices.

Lo que más me atrae de la filosofía de Stern es la absoluta falta de competitividad, su trabajo se basa en dejar a los niños expresarse libremente mediante el dibujo y la pintura, no hay ningún propósito formativo detrás ( no son clases de dibujo), no se exhiben los dibujos después ni se puntúan de ninguna forma.

Solo se expresan. Ninguna expresión vale más que otra o esta mejor realizada, ninguna experiencia, sensación o sentimiento reflejado en esos dibujos es mejor que otro, porque esos dibujos no están hechos para ser mostrados o juzgados.

Los niños  los hacen para sí mismos, para y por su propio mundo, porque no hay ningún niño  mejor o peor que otro. A pesar de lo que muchas veces pensamos los adultos, no todo gira en torno a nuestro mundo, ellos tienen el suyo propio.

Y todos son singulares y únicos.

Me parece una idea tan obvia que me da mucho miedo lo fácilmente que ha caído en el olvido, en este mundo de marcas, récords , notas, titulaciones, comparaciones, cánones, reglas, metas  etc… en que hemos convertido la vida.

Si queréis conocer algo más sobre la vida y obra de Arno os dejo un pequeño video muy interesante:

Decididamente despacito por la vida , se vive  mejor.

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies