Seleccionar página

 

El ocho de Enero ya está aquí… eso quiere decir para muchos el verdadero inicio del año. Ese momento en que se acaban las “excepciones” , las celebraciones, las fiestas, los excesos, muchas veces el caos ( muy festivo y divertido, pero caos al fin y al cabo….) y volvemos o al menos eso intentamos, a la vida “normal” y a la “rutina”.

¿Os suena, verdad?

También es el día de los propósitos de año nuevo, una vez digerido el roscón y en muchos casos ( entre los que me incluyo ) de hacer limpieza y ordenar. Tenemos necesidad de volver al orden y salir del caos.

Siempre he creído que esta necesidad de orden se acentúa con la edad… ciertamente los niños necesitan orden y reglas a su alrededor para sentirse seguros, pero a la vez son perfectamente capaces de convivir con el caos … no hay más que ver el estado de una habitación infantil después de una tarde de juegos.

Siempre me ha fascinado (y con la edad he empezado a envidiar un poco, lo confieso) esa capacidad infantil para ser creativos a pesar del desorden ( o seguramente, gracias a él)… cómo son capaces de saltar de una idea a otra, aparentemente sin conexión, solo con que algo les llame la atención entre un montón de juguetes… cómo encuentran soluciones o mejoras a los “problemas” que surgen durante el juego.

Este pensamiento lateral o divergente ( o como queráis llamarlo) es algo tremendamente poderoso… y frágil a la vez.

Hace unos días os contaba por las redes sociales la tarde de juegos que pasé con un niño de cuatro años y medio: Jugamos juntos a muchas cosas y también jugó él solo a otras muchas.

Cuanto más dirigimos e interferimos en sus juegos menos creatividad les queda. Eso no quiere decir que jueguen siempre solos o que no podamos compartir juegos con ellos… hay momentos para todo. A veces hay que saber “retirarse a tiempo” y observar .Ver la clase de conclusiones que sacan por sì mismos.

Es algo increíble.

Algo que NO ayuda a mantener esa creatividad es el tipo de juguetes, con que bombardean a los niños en Navidad.… juguetes que lo hacen todo ellos, niños que hacen muy poco…. y esto en el mejor de los casos, además suelen ser sexistas y la mayoría fomentan una competitividad no muy sana precisamente…  los juguetes más “difíciles de conseguir ” son los más valorados y también los más caros… y no suelen ser ni mucho menos los mejores para el niño.

Cierto es que la imaginación de los niños es portentosa y que son capaces de encontrar nuevos usos a casi cualquier cosa…pero para eso tenemos que dejarles.

Tenemos que cuidar y alimentar esa capacidad suya de inventar, de probar, de crear…aunque sea en medio del caos…. Y lamentablemente la mayoría de los juguetes con los que les bombardean en Navidad están muy lejos de cumplir esa función. … parece que con que el niño mire lo que hace el juguete ya es suficiente… pero eso NO es jugar.

A veces simplemente necesitan un compañero donde proyectar su imaginación… que se convierta en muchas cosas y que le acompañe… a veces es todo mucho más simple de lo que lo hacemos los adultos.

Foto by: @alesconditeinglés

Juguemos con el corazón… como cuando éramos niños, nos irá a todos mucho mejor.

 

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies