Seleccionar página

Ahora que entramos en la recta final del invierno ( a saber  qué nos traerá la primavera ) intento aprovechar para hacer algo que creo un lujo asiático en toda regla: salir al campo un día de frío  y volver a casa calentita…

Normalmente lo disfruto por las mañanas con los perros, porque por las tardes voy a trabajar y vuelvo muy tarde. Mi tarde libre (la única que tengo) la reparto  entre planes que solamente se puedan realizar por las tardes como cursos, eventos, talleres, etc… y dormir.

Pero el lunes pasado, no lo hice.

Ese día me fui por la tarde a dar un paseo por la ciudad , no por el campo… sin un propósito definido. Solo mirar.

Fue genial…y un pelín extraño.

Tengo tan tan tan interiorizado trabajar en un sitio a oscuras , sin ventanas  (no os asustéis, no estoy metida en una cueva… hablo de un teatro que por definición es un espacio estanco y oscuro… y como me paso la vida «entre bambalinas» no veo mucho la luz del sol) que no sabía lo mucho que echo de menos los atardeceres.

Pasamos tanto tiempo encerrados y tan poco al aire libre (aunque sea en la ciudad ) que algo tan normal como un atardecer se convierte en algo mágico.

Con un día libre a la semana, y por mucho que quiera ir despacio por la vida y me organice, os aseguro que no me suele dar tiempo a pasear por la tarde…  ni ver cómo cambia la ciudad o el campo al caer el sol… y me consta que no soy la única a la que le pasa.

Niños que pasan media tarde en actividades extra escolares y la otra media haciendo deberes en casa hasta que se hace de noche…. adultos con horarios IMPOSIBLES y completamente alejados de la conciliación o de la mínima lógica… trabajo a turnos… falta de espacios al aire libre en las ciudades o la imposibilidad de trasladarse a la naturaleza con regularidad …

No nos lo ponen fácil…y esto crea más problemas de lo que pensamos… acabamos desconectados del mundo y  la naturaleza se vuelve algo extraño… no hablo de las selvas de Brasil, hablo de cruzarnos un escarabajo en un camino de tierra …

Dejamos de fijarnos en nuestro barrio, en nuestros pueblo… en los cambios de nuestra calle hasta que ya es  demasiado tarde :  ¿¿Dónde esta la tienda del señor Mariano? ? ¿ ¿Por qué ahora hay un «made in china»??…

¿¿ Creéis que exagero?? Seguramente alguna vez habéis sentido algo como lo que comentan en este artículo : ¿Qué es la solastalgia?…  aunque no hayáis podido ponerle nombre.

Estamos consiguiendo algo realmente complicado y peligroso: desconectarnos del mundo que nos ha hecho como somos.

A pesar de todo, sé que tengo suerte… salgo al campo con regularidad  ( casi todos los días) con mis perros, observo y disfruto lo que pasa a mí alrededor…pero echo muchísimo en falta el ritmo de las cosas… mañana, tarde y noche… para mí el día solo tiene dos posiciones .. mañana y noche cerrada… y eso desgasta.

Afortunadamente podemos hacer más de lo que creemos al respecto. Puede que no podamos cambiar la sociedad ( aún ) pero podemos empezar a pequeña escala… recuperar el uso de los parques y jardines… no encerrarnos entre cuatro paredes…salir aunque haga frío, demasiado calor o llueva… El clima también es parte de la vida.

No trasmitamos a los niños  ( ni nos creamos nosotros ) que lo que «hay fuera» es extraño y que el único sitio seguro es entre cuatro paredes… ya sea un paisaje inexplorado, una calle en el pueblo o un atardecer en el parque.

jugando-en-la-ciudad-slow-life

Foto by:@alesconditeinglés

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies